miércoles, 14 de febrero de 2018

Documentada la muestra más antigua de #arte paleolítico en los Paises Bajos en un hueso de Bisonte.

La profundización en el conocimiento que tenemos del Paleolítico superior es cada mayor a medida que avanzan los estudios en zonas donde anteriormente no se había prestado tanta atención. Este es el caso de los Países Bajos donde recientemente se ha documentado el arte mueble más antiguo que hasta ahora se tiene constancia. Se trata de un hueso de bisonte que ha sido grabado con motivos geométricos y para el cual los arqueólogos proponen una datación de 13,500 años de antigüedad.

En la foto pueden observarse los motivos geométricos. Foto: Rijksmuseum van Oudheden


El hallazgo se ha publicado en la revista Antiquity y fue documentado a partir de la "captura" accidental que un pesquero hizo del hueso en 
el Mar del Norte. En 2005, un barco pesquero holandés atrapó este pequeño trofeo mientras realizaba sus tareas en la parte holandesa de la plataforma continental. El hueso fue a parar a las manos de un coleccionista el cual terminó aceptando la colaboración de los expertos del Museo Arqueológico de Leiden para su estudio y clasificación.




A partir de los análisis de isotópicos del carbono se trabajó en la datación del objeto mueble, el cual forma parte de un pequeño conjunto con otros tres objetos procedentes de diversos puntos de la geografía europea y que presentan una técnica de talla similar:la mandíbula de un caballo en Gales, las astas de ciervo en el norte de Francia y las astas de un alce en Polonia. 

El autor principal del artículo y conservador del Museo de Leiden, Luc Amkreutz, propone una interpretación de estos objetos alejada de un uso utilitario, tendrían un carácter ritual. La decoración de las piezas tiene forma de espinas o zigzag.




Cráneo 

El artículo también describe un fragmento de un cráneo humano que se recuperó en las mismas condiciones en las aguas del Mar del Norte, en este caso en el año 2013. El hueso  es un parietal de una mujer y también ha sido estimada su edad en un 13.000 B.P. Se constituye en uno de los ejemplos más antiguos de presencia fósil de Homo Sapiens en territorio holandés. Los análisis paleoantropológicos han determinado la presencia de hendiduras que pueden indicar anemia o falta de vitaminas, lo que podría provocar escorbuto o raquitismo. El siguiente paso será el análisis del ADN del fragmento de cráneo.